Tips para entender mejor el inglés en las conversaciones

Tips para entender mejor el inglés en las conversaciones

Está más que comprobado que el speaking es la destreza más difícil para la mayoría de personas que están aprendiendo un idioma nuevo. Si es tu caso, seguro que te vendrán genial estas tips para entender mejor el inglés en las conversaciones.

4 consejos para entender el inglés conversacional

Aunque lo mejor para entender un idioma es ganar soltura, estudiarlo, practicarlo hasta la saciedad y en todos los contextos, está claro que algo más tendremos que hacer. Y es que no se nace sabiendo y, por tanto, hay que ir poco a poco, no podemos empezar la casa por el tejado y un sin fin de refranes más que vendrían a la perfección en este caso.

Sea como sea, vamos a ver cómo podemos ayudarte a entender mejor el inglés hablado. Mucho ojo a estas 4 tips; son poquitas pero suficientes para que tu nivel de entendimiento sea mucho mayor.

4 consejos para entender el inglés conversacional

Distingue la idea general del mensaje

Es imposible que sin ser bilingüe o nativo consigas conocer y comprender todas las palabras (no somos capaces ni en nuestro idioma). Por ello, es esencial que seas capaz de hacerte con la idea general de lo que se está transmitiendo; es así como puedes mantener la conversación y, sobre todo, no te confundirás si una palabra la interpretas mal.

No obstante, para llegar a comprender la idea general de la conversación, también es necesario ampliar nuestro vocabulario y gramática, algo que puedes hacer viajando una temporada a Londres, Dublín… a través de clases particulares de conversación, leyendo libros adaptados a tu nivel, o mirando series y/o películas en inglés (siempre con subtítulos en inglés!).

Presta mucha atención al contexto

Muy unido a lo anterior, tenemos la atención que hay que prestarle al contexto. Es necesario situar lo que entendemos para ver si tiene sentido y, quieras que no, entender mejor lo que se está diciendo.

Puede ocurrir que existan palabras muy parecidas pero con un significado muy diferente; escucharlas bien situadas en el contexto será determinante para saber qué palabra es la que te están diciendo y, ya de paso, para practicar cómo suena.

Un claro ejemplo pueden ser los False Friends (aquí puedes echarle un vistazo a los más comunes), o las long and short vowels (vocales largas y cortas).

Como ya sabrás, en Inglés existen palabras que a oídos de un no nativo suenan prácticamente iguales, aunque la longitud es la que marca la diferencia. Por ejemplo, si queremos decir “viajo en barco” (I travel by ship) pero alargamos el sonido “i” de “ship” más de la cuenta, estaremos diciendo “viajo en oveja” (I travel by sheep).

Tal y como hemos dicho anteriormente, el contexto es el que te ayudará a saber a qué palabra nos referimos, pero no está de más que las conozcas e intentes practicarlas para obtener una correcta pronunciación! La manera más inmediata de hacerlo es fijarte en los siguientes sonidos mirando la trascripción fonética en un diccionario. Por general, si vemos “:” después de una vocal, esta será larga.

SHORTLONG
/æ//ɑː/
/ɛ//ɜː/
/ɪ//iː/
/ɒ//ɔː/
/ʊ//uː/

 

No hagas traducciones mentales

Estamos hartos de pedir esto a nuestro alumnos y seguro que a ti también te lo habrán dicho más de una vez. En el colegio, en la universidad, un consejo de un amigo que estaba en una academia, lo último que te comentó el guiri del que te hiciste amigo un verano…

Créenos que cuando esto se dice una y otra vez no es por gusto.

Y tiene una explicación muy sencilla. Al principio de aprender una lengua se entiende que el alumno necesite una continua traducción para obtener mayor seguridad. No obstante, no quiere decir que sea lo idóneo. si continuamos haciendo esto con cada oración / conversación que mantenemos o leemos, y no intentamos simplemente comprender el contenido e intentar continuar con la conversación, nuestro cerebro asimilará que la traducción es un paso necesario para poder hablar y que es lo que hay que hacer.

Si por el contrario nos obligamos a no traducir constantemente, más que algunas palabras que, por ejemplo, se han repetido varias veces, y simplemente intentamos sobrellevar una conversación haciéndonos entender, llegará un punto en el que nuestro cerebro asimilará ciertas palabras y oraciones en Inglés, y no como traducciones. Un ejemplo bastante obvio es que casi ningún alumno/a necesita pararse a traducir “manzana” al Inglés, sale como algo natural, ya que se ha repetido muchísimas veces, lo cual significa que la palabra ha sido asimilada.

Así que ya sabes, habla y usa tantas expresiones como puedas! El día que te sorprendas pensando en Inglés y no traduciendo en Inglés, lo habrás conseguido!

No tengas miedo en pedir que te repitan lo dicho

Por último, pide que te repitan lo que no has entendido. No pasa nada por hacerlo y esto te permitirá, en la mayoría de los casos, entender algo que simplemente no habías escuchado o que habías confundido.

Además, vas a terminar por conocer mucho más vocabulario que hayas podido adquirir por contexto o por la explicación de tu interlocutor así como frases hechas y demás.

No lo dudes y pregunta todo lo que necesites; una conversación puede ser muy fluida aun sin conocer el significado de cierta palabra pues se te puede dar una definición conforme vas hablando con la otra persona, ¡y problema resuelto!

Conversaciones fluidas en inglés

Empieza a practicar con ellas y verás como estas 4 tips para entender mejor el inglés en las conversaciones son más que suficiente. Y sobretodo, como en el punto anterior, pregunta todo lo que necesites! Así que contacta con nosotros para cualquier tipo de duda o pregunta que puedas tener y te responderemos con mucho gusto.

Los comentarios están cerrados.